Páginas vistas en total

sábado, 31 de diciembre de 2016

Feliz 2017

Belén de Cumbres año 2016. Peña de Alba (Quirós)

"Yo por mi parte estoy convencida de que no te cruzas con nadie sin más, las personas con las que te cruzas están en tus sueños solo a un instante de convertirse en reales o no, de tener forma humana, de ser la persona idónea en el lugar exacto esperando. Unas veces depende de tomar un sentido de la calle y no el contrario, de seguir de frente en un cruce o de un "me gusta" en FB. Están ahí esperando que sea su momento, nuestro momento". Bea la de Lola.

Ayer vino a verme el fantasma de las navidades pasadas. Ya sé que soy un poco teatrera pero así lo sentí. Realmente no podía ser de otra forma si te desplazas a Mieres a escuchar la que fue la banda sonora de vuestra historia. Dire Straits versionado (of course) bien versionado, pero excesivamente amplificado para el pequeño auditorio en el que se celebraba el concierto. "Hay que joderse". Por un momento me enfadé tanto que pensé en irme, sin embargo me quedé y entendí todo viendo lo que iba ocurriendo en el escenario. Me enfadé porque sabía que podía encontrármelo allí, dónde si no, tocando aquellas, ya viejas, versiones que escuchábamos machaconamente en la barragana o en la C15 yendo a Rodiles (no sé porque siempre pienso en Rodiles cuando recuerdo aquel tiempo). Había música en nuestras vidas, mucha más, claro. Los años eran propicios y nosotros jóvenes. Él siguió con ella. Entonces ya era su vida y yo la aparte de un manotazo. Mi vida no tiene banda sonora desde entonces. No he seguido a ninguna banda, ni grupo, ni solista... Naaaa, me quedé muda durante largo tiempo hasta que, por fin, recuperé las palabras. Ellas son mi auténtica tabla de salvación, creo que siempre lo fueron sólo que ahora las comparto. Las palabras y las otras, mis amigas!
Nunca voy a nada, los viernes me echo a la carretera hacia Quirós y esta vez acepté la propuesta de Susi para ir a escuchar a esta gente. Hay que joderse! No me duele el pasado, me duele no ser capaces de vernos y charlar tranquilamente, de que seamos tan retorcidos como entonces, de no poder mirar a los ojos a la persona que fue tan importante para el otro. Me duele no poder tomar un café y ponernos al día y luego cada uno de vuelta a su vida. Y me duelen las casualidades cuando tienes la certeza de que van a ocurrir porque entonces no son casualidades sino que es el puto hilo rojo que tira de tí o se ha tensado o se ha enganchado en alguna de las ramas de los árboles de nuestras vidas.
Pero hoy he vuelto a lo que soy ahora. He subido por primera vez al Gamoniteiru, a reivindicar la cima quirosana. Y asomada al auténtico balcón que es ese alto, he tenido por un momento la sensación del mundo a mis pies. He pensado qué hay tanta belleza en mi vida y que lo importante es hoy. La magia de las navidades presentes. Hugo en el Campoamor entusiasmado con la lámpara del techo que tanto le gustaba a mi abuela explicandome los instrumentos de la orquesta. Las primeras Navidades de Nela con un gorrito verde en la cabeza. Tener a mis padres. Lola. Subir una montaña y luego bajarla. Ser y sentirse comunidad trabajando en equipo organizando la I San Silvestre en Quirós, haciendo historia. No sentarte en todo el día. Vivir y respirar por lo que amas. Sonreír. Seguir sonriendo. Mi casa está en Quirós y mi vida también. Y se ha borrado todo lo de ayer, amaneciendo una nueva banda sonora.
Así que entre propósitos del año nuevo y balance del pasado me quedo con una sonrisa, con un abrazo que llegará (estoy segura), pienso en un par de destinos para 2017 y en un centenar de títulos por leer, busco una historia a la que poner palabras, pero sobre todo deseo un mundo más justo y lleno de personas felices, yo para mí creo que no pido nada, si acaso sólo muchas mañanas soleadas en la montaña y muchas tardes de trabajo como las de hoy. Ahhh y os quiero a todos por aquí acompañándome en este nuevo año.

lunes, 26 de diciembre de 2016

Babayos y babayaes

Sardinera en Santurce, siglo XX.
Marina Expósito regresaba a casa con la mitad de la mercancía sin tocar. Había sido una dura e infructuosa jornada de venta. Todo el día caminando arriba y abajo, orbayando por encima de ella, iba pingando como una pita. Aunque el orbayu no era lo que más le preocupaba. No era perjudicial para el pescado que carretaba. Así mojadines, aquelles sardines suyes, tan fresques y guapines, estaben más brillantes. Daba gusto veles. Si de algo presumía Marina, a la que habían salido los dientes vendiendo sardines, era de la calidad del género que ofrecía, no en vano tenía entre sus clientes a les mejores sidreríes de Gijón. Pero no se quejaba de eso, lo malo no era oler a pescado a todes hores, ni el orbayu, lo jodido era levantarse a las 4.00 de la mañana, ir a rular y pasarse siete u ocho horas callejeando por Gijón tirando por aquel puñetero carro y, los días como hoy, sin encontrar ni un puto cliente al que coloca-y les sardines, ni un sitiu donde abelugase.

- ¿Qué coño pasa hoy que no hay un alma por la calle? Esto no hay Dios que lo entienda. No parez más que está corriendo el latosu esi de Oviedo que ta tol día subidu al coche dando-y zapatilla y ya no gana ni una carrera- iba pensando Marina en voz alta - y mira que ye raro porque la gente del Norte sale sí o sí a la calle: orbaye, llueva o diluvie. Será por miedo al agua- volvió a oirse decir a Marina- Estoy hasta el moñu, farta de tirar por esti trastu que pesa un quintal y farta de esti tufo a pescadizo que tengo pegado a la piel y que no me saco por mucho que frote y frote. Menos mal que al mi Arturín no-y molesta esti fedor- pensó mientras recreaba la escena de la noche anterior en el Rinconín.- Sí, tengo que dejar esti trabayu, tengo que dejar la calle de una puta vez. Me da igual que el mi hombre se ponga como una moto viéndome limpiar sardines, encontraré otro trabajo y limpiare-y les en la intimidad- en esto estaba Marina cuando de repente…
  • ¡Hostia!- exclamó Marina cuando vio saltar por los aires todes les sardines que quedaron sembradas por la calzada como cuando se rompe un acuario y los peces de colores que contenía quedan extendidos por la alfombra- ¿Qué ye hoooo? ¿Qué no viste el pasu cebra? A fiu, pues les rayes tan pintaes bien grandes ¿Cuánto hay que no gradues les gafes?
  • Me cagon en mi madre, fía, ¿Tas bien? ¿Mancastete? ¿Cómo coño se te ocurre meter así el carro esi en medio de la carretera? ¿Qué ye que no viste el semáforo Casi me mates del sustu- dijo el taxista que había chocado accidentalemente produciendo aquel estropiciu mientras salía del coche a ver cuales eran los daños.
  • Redios, tien la cara de decir que si no ví el semáforo. Me cago en todo lo que se menea ¿Qué si no ví el semáforo? ¿Qué cojones de semáforo? ¿No ves que está en ámbar e intermitente? y que si está así, tien preferencia el peatón en el pasu cebra. Precaución ye lo que te indica el amarillo. Será babayu el puntu esti. A-M-A-R-I-L-L-O. So burro, aldeanu, que pareces de pueblu ¿Qué ye que saltaste la clase de semáforos en la autoescuela? ¿No veies Barrio Sésamo de guaje? ¿Tocote el carnet en una tómbola?
  • Dejate de berrar, so burra, que en vez de sardinera pareces verdulera- dijo el taxista subiendo al taxi de nuevo al ver que no había ningún daño.
Efectivamente como suele suceder era más el ruidu que les nueces y ni el carro de Marina, ni el taxi tenían ni una rozadura. Más allá de lo aparatoso y ruidoso del golpe y del espectáculo dantesco con todos aquellos cadáveres plateados y con los ojos abiertos esparcidos por el suelo aquello no habría pasado de una anécdota si no fuera por la cabezonería de los implicados.

  • Oye ne- dijo el conductor que había vuelto a entrar en el coche- ye que tengo mucha prisa que llevo a esti señor al aeropuerto. Si no salimos ya, pierde el vuelo. ¿Date más que arranque y me acerque luego hasta Cimadevilla pa pagate todo esti desaguisao? ¿Por quién pregunto? Seguro que no te importa porque a pesar de esa mala baba que gastes tienes cara de ser buena rapaza.
  • ¿Mala baba? ¿mala baba? Pero ¿qué carajo dices? Voy date yo mala baba a ti ¡hostia! De aquí no se mueve ni dios sin dame una solución que de la venta de estes sardines tengo que da-y de comer a los mis hermanos y compra-y les medicines a mi pa- dijo cruzando los dedos porque a Marina no le gustaba mentir, pero estaba viendo que de aquel suceso no iba a sacar nada en claro.
  • Di que si guaja, no lu dejes marchar, que ya se sabe de qué pelaje son los taxistas que el mi hombre trabajo diez años en el taxi de un cuñau, conoció a una puta que-y daba carreres y lo que me dio a mi fue puerta. Toda la vida mamando hosties y va y dejame por una puta, hay que joderse- dijo la portera del edificio delante del que se había producido el choque.
  • A Usted, ¿quién coño le ha dado vela en este entierro?- dijo el taxista saliendo otra vez del coche- venga métase en lo suyo que ye la bayeta y déjenos a nosotros a ver si lo solucionamos de una puta vez. Que no neña, ho, déjame marchar que esti hombre tien prisa, joder, cagon mi manto. Mira que ye un abogado muy importante que tiene una comparecencia en la Audiencia Nacional. Va a defender a un tal Rato que intento-y vende-y unes preferentes a un tal Nicolás Pequeño. Yo, la verdad, ye que no sé de que va esi asuntu ni me importa, pero si no salimos pierde el avión y encima no va a págame la carrera.
  • Que nooo, me cagon mi madre, que yo hasta que no me paguéis les sardines ni marcho, ni me muevo. Me cagon la leche puta. Vamos a ver so faltosu, ¿no ves que la única perjudicada soy yo que me quedo sin pescao y sin perres?
  • Me cagon la puta, guaja, mira que yes necia y cabrona, coño. Necia como un gochu y fures por una pared ¿quies dejar de jodenos? Dígote que te busco a la vuelta y pagotelo todo. No será difícil dar con la sardinera con más mala hostia de todo Gijón que doy fe que yes tú, no puede haber otra con más mala idea.
  • Señorita, por favor, ¿con quién tengo el gusto de hablar?- dijo sin bajarse el hombre que ocupaba el asiento de atrás del taxi y que hasta ese momento había permanecido en silencio.
  • Marina Expósito para servirle a Dios y a Usted- respondió la chica bajando los brazos que hasta ese momento habían estado en jarras y que extendió para recoger la tarjeta que amablemente le tendía el cliente del taxi.
  • Mire, señorita Expósito, perdóneme que intervenga, creo que estamos entrando en una situación absurda, en una discusión sin fin, en un laberinto sin salida. Soy Iñaqui Torres de “Torres y Urdangarín asociados” Ciertamente ahora mismo tenemos mucha prisa porque el tiempo corre en nuestra contra, prometo ayudarles a solucionar este contubernio tan desagradable, pero afortunadamente sin más víctimas que estas pobres sardinas que, por otro lado, ya estaban fenecidas. Si Usted y el seguro de este caballero no llegarán a un acuerdo satisfactorio para ambas partes, yo mismo le defenderé, pero ahora, por favor, déjenos avanzar. A ver, Usted, señor barrendero, O-R-G-A-N-I-Z-A-C-I-O-N, ayude por favor a esta señorita a retirar el carro y los fallecidos de la calzada.
  • Hostia. Esto no ye faena mía, señor. Ni mía recoger, ni suya mandar, porque vamos a ver ¿Usted que competencia tien para mandame? ¿Acaso ye concejal del Ayuntamiento? Yo conozco mis derechos que pa eso pago mi porqué al sindicato de barrenderos y si no miren, ahí viene un guardia urbano, vamos a pregunta-y a él.
  • Buenos días, señores, vamos a ver ¿qué coño pasa aquí? ¿No ven el atasco que están formando? Miren, miren, ya hay una cola que llega hasta el Molinón y hoy no tenemos partido.
  • A mi el fútbol ni me lo mente, que ya tengo bastante con que el mi Arturín sea del Oviedo y un lunes sí y otru también traéme un recao de los compañeros de trabayu que son más burros que un arao, cuando no-y pinchen una rueda, rompen-y una ventanilla.
  • Venga señora, vaya circulando, quite ese artefacto del medio de la calzada, que tengo miedo que no esté autorizado para circular y recoja el pescao que ahora todavía no huele, pero sino mañana en esta calle no se para de olor y en este portal vive el concejal de Urbanismo…

    Placa en el monumento a las sardineras, Lastres.

miércoles, 21 de diciembre de 2016

Mujeres.

Mujeres
Ayer Gemma Torres, amiga y escritora, contaba en un post el auténtico placer que supone un paseo por la orilla del, en su caso, mar Cantábrico, un auténtico regalo de la vida, decía. Por la tarde, en el taller literario al que asisto, Flor apuntó lo sanadora que es la terapia de amigas. Mujeres, hoy cinco, de distintas edades.  Aprendices de todo y maestras de nada. Inquietas y trabajadoras, independientes y en constante búsqueda, con gustos y sensibilidades también diferentes, críticas e inconformistas, exigentes. Cada una cargando con su mochila y dejándola, por un par de horas cada dos semanas, a la puerta del Bosque de la Maga Colibrí que las acoge en Gijón. Mujeres que se reúnen para charlar y escribir, leer y reír, llorar y algún vez merendar. Mujeres que celebran la vida y que con una sonrisa enderezan lo torcido, enfrentan las dificultades, arreglan el mundo, el propio y el común. Comparten vida y vivencias, tiempo y espacio, sueños y logros. 
Y así a lo tonto, mirando la foto se me ocurre escribirles algo a cada una en mi Carta a los Magos.
Para Laura que nos convocó y se encargó de tejer el vínculo entre nosotras, muchas cubiertas, muchos títulos, muchas presentaciones rodeada de mujeres, las suyas y las nuestras; un cielo azul para cuando aterrice el avión de Sergio y tener a todos los suyos alrededor de su mesa, seguir creando personajes e historias, enganchándonos y formando parte de nuestras vidas.
Para Teresa un tablao flamenco en el que expresar su arte y su fuerza. Un escenario en el que derrochar talento y glamour. Un marido cómplice no, porque ya lo tiene. Muchas mesas con Laura, presentando a Laura, haciendo de moderadora, expresando su opinión. Teresa es la mujer que muchas quisiéramos ser. Teresa es Teresa.
Para Yoli le pido "que deje de exponer su vida" Noooo, ¡qué es broma! Le pido muchos viajes sola y otros tantos acompañada. Volver a Santorini otra vez, dicen que a la tercera va la vencida, a ver si encuentra la frase para empezar la novela que lleva dentro y que no se decide a escribir. Yoli, qué estamos esperando y la presentaremos en un lugar de esos que te gustan tanto mágico, sobrenatural y con fantasmas, ¿qué tal un cementerio?
Y para Flor, ¿qué pedir para Flor? En lugar de para ella pediría para mí. Poder seguir intercambiando textos y palabras, títulos y reflexiones unas veces escritas y otra como pensamientos expresados en voz alta, pero sí, voy a pedirle algo. Le desearía calma a la hora de escribir la historia de su abuela y serenidad para dejarla levar anclas y partir a surcar los mares infinitos de los que disfrutará más allá de Mieres. Cuando te falte, no te gastes en lágrimas, regálale palabras. En tus palabras está que no te deje nunca. Ah, y una dosis extra de paciencia para tratar a padres y alumnos.
Mi Mary no está en la foto, ¡qué se te case pronto la neña! Te queremos Chuli, pero también queremos verte. A Mary le pido libertad para expresar lo que quiere en voz alta, para aprender a decir noes rotundos, (nunca es tarde para hacerlo). Le deseo muchas montañas y muchas playas asturianas, muchos amaneceres y atardeceres asturianos, que deje atrás algunas experiencias y que se llene de vivencias nuevas.
Para cada una de nosotras 365 sonrisas, de esas que tan bien nos quedan, con las que afrontar 365 días nublados, lluviosos, soleados o llenos de sin sentidos que también los habrá en 2017 y que seamos capaces de transformar nuestras rutinas en algo excepcional y único.
¿Para mi? respirar hondo y aprender a vivir, replantearme lo que hago y si lo quiero hacer así, aprender a tener calma y a no exigir a los demás lo que yo doy, porque cada uno tiene su tiempo y su medida justa, practicar más la sonrisa por las mañana que es cuando más me cuesta. 
El sábado un montañero que encontré casualmente me decía ante mi impaciencia que disfrutará del balcón que teníamos. Teníamos tiempo, balcón, montañas y sol. Tengo que mirármelo porque esta vida única que tenemos (lo que venga está por ver) he de disfrutarla más, admirarla más, soñarla más, que luego me obceco y no veo más que oscuridad alrededor incluso teniendo luz al fondo de la barra.

Alba, el balcón sobre el Valle de Quirós. Sol de otoño.

viernes, 16 de diciembre de 2016

Quirós, Des-Atención Primaria.

Durante estas últimas semanas muchas han sido las quejas que he escuchado de lo que estaba pasando en Quirós con los médicos que llevan la Atención Primaria. Que las quirosanas y los quirosanos se dirijan a mi para que los escuche me presta mucho porque sólo pone de manifiesto mi labor como canal de comunicación que gracias a este medio puedo desempeñar. Poder ser útil a mi gente es un lujo, pero volvamos al tema que nos ocupa.
Quirós tiene dos médicos de familia. Quizás, de mano, parezcan muchos para la población que vive de forma permanente en el concejo, sin embargo si se analiza la pirámide de población y la dispersión geográfica es entendible. Efectivamente los médicos son deficitarios en cuanto a ratio de cartillas, pero no por ello dejan de ser ambos necesarios. Somos pocos sí, pero viejos y en aldeas remotas. Envejecimiento y dispersión de la población es la realidad de la Asturias rural. El caso es que por circunstancias una de las plazas quedó estas semanas vacante. Vaya por delante que existe el compromiso de cubrirla a corto plazo, compromiso que esperamos se cumpla. Desde el Ayuntamiento nos decían que no existen médicos suplentes (hay una oposición o un examen este fin de semana que hizo que los médicos que estaban en esa bolsa se dieran de baja para poder estudiar, vale, me parece razonable) pero mi pregunta es ¿cómo que no existen médicos suplentes? Me parece imposible y aquí viene la otra parte: no existen médicos suplentes, independientemente de los que se vayan a examinar este domingo, porque las condiciones laborales, los contratos que les ofrecen son tan precarias que muchos de nuestros médicos han optado por irse a otras comunidades. Sí, señores, nuestros jóvenes médicos se van fuera. Coño, ¿esto no era una leyenda urbana? (Areces dixit).
Entonces tenemos dos problemas. Uno, la situación de desatención de los usuarios reales y potenciales de la sanidad pública en Quirós y podría contar aquí alguna de las situaciones que se han dado durante estos días. No es el sitio y además, el derecho a la intimidad de las personas está por encima de muchas cosas (afortunadamente), pero alguna ha sido verdaderamente dramática. Y otro, un colectivo de trabajadores maltratados por su patrón, que no es otro que el SESPA, o sea, la Administración Pública. La política seguida por la Consejería de Sanidad es mala para todos los actores de esta obra, obra que unas veces tiene visos de comedia, porque ante algunas cosas vale más reirse, y otras muchas es una auténtica tragedia. Aquí lo que está en juego es la salud de la gente y esto no es moco de pavo. Ganando en salud, ganamos todos y hablamos además de un servicio que se lleva el 40% del presupuesto autonómico y de ese total un 16% se lo lleva la atención primaria.
Así nos encontramos a un concejo como Quirós con solo uno de los dos médicos que según el mapa de la Sanidad asturiana (por cierto, nosotros pertenecemos al área sanitaria IV) le corresponde y además ese médico resulta que lo cambian cada día. Esta era una de las quejas más recurrente. "Sólo hay un médico y encima cada día es uno diferente". Aquí viene otra parte de la reflexión. ¿Cómo es posible que hayamos perdido el concepto fantástico de médico de cabecera (ahora médico de familia)? Aquella persona de bata blanca que te conocía a ti y a tu familia, te preguntaba por cómo iban las cosas y si hacia falta te acompañaba a la salida del consultorio. Y es que esta sociedad en constante cambio nos lleva a dejar por el camino hasta las mejores cosas. Qué le pasa a una quirosana o a un quirosano que llega al consultorio y se encuentra cada día una cara diferente (bueno digamos cada semana, aunque también haya usuarios de diario) pues que no conoce a la persona que la atiende y para qué negarlo, hay cosas que no es fácil contar por muy médico que sea quien está enfrente tuyo, porque la relación médico paciente se basa en la confianza y esa se gana con el tiempo. ¿Qué tiene Quirós para que los médicos no quieran estar allí? Ah, no, que el tema también tiene que ver con lo que les ofrecen: falta de medios, contratos precarios, hoy dos días aquí, mañana tres allí, el fin de semana te damos de baja y te volvemos a contratar el lunes... Vamos las condiciones más favorables para trabajar a gusto y motivados. Un servicio deficitario para los usuarios y un trabajo en ocasiones miserable para el personal sanitario. O sea, la pescadilla que se muerde la cola. Volvemos a empezar.
La Sanidad Pública es uno de los pilares del Estado de Bienestar (otro la educación, sobre la que seguro también tendremos ocasión de reflexionar). La obligación de la Administración Pública es trabajar por ofrecer esa sanidad en condiciones de igualdad a todos los usuarios. No lo están haciendo. Nuestra obligación como usuarios defender nuestros derechos y no bajar la guardia.

lunes, 5 de diciembre de 2016

Lidiar con la vida.


El río que nos lleva.
Elena se preguntaba el otro día en su muro de FB cómo era posible que casi todas las mujeres que conoce, refiriéndose a una cifra bastante elevada, tomaran diazepam, lexatin o cualquier otro nombre comercial de lo que antaño se conocía como "la pastilla de los nervios" para disfrazar sus vidas. Esta reflexión en la que no se entraba si se medicaban ellas por su cuenta o las medicaban originó un interesante debate. Casualmente un par de días antes, el 27 de noviembre en la prensa asturiana se publicaba una entrevista con la primera y única catedrática de Psiquiatría de España que estrena cátedra en la Universidad de Oviedo. Paz García-Portilla González, de 54 años, abre con la siguiente afirmación "La sociedad se ha planteado que no puede sufrir, pero la vida es tener problemas y resolverlos".
De la realidad que conoce Elena (que comparto) y de la afirmación de Paz surge mi reflexión, como siempre personalísima y con la que estaréis o no de acuerdo.
Vaya por delante que yo nunca he tomado ni una sola pastilla para los nervios, ni para exámenes decisivos, ni en momentos de pérdidas importantes en mi vida, ni en momentos de diagnósticos de salud, nunca (bueno, miento, quizás el día que me sacaron un colmillo incluido. Era una pequeña cirugía en el paladar. Creo recordar que junto a la anestesia me dieron algo para que estuviera más relajada, claro que no sé porqué pensaron que iba a ponerme nerviosa). Pues eso, que nunca he recurrido a drogas legales para anestesiar mis emociones, quizás no he tenido problemas lo suficientemente graves o los he gestionado con la cabeza fría, porque complicaciones siempre hay, no vamos a negarlo. De hecho lo normal es que las dificultades te acechen en cada esquina y nunca conoces cuando pueden salirte al encuentro. La falta o la pérdida del trabajo, las relaciones de pareja o la ausencia de ellas, las relaciones familiares siempre o casi siempre delicadas, la realidad política y social, un mínimo de sensibilidad ante los problemas ajenos. Y preguntas del tipo ¿cómo se puede ser feliz ante tanta infelicidad?, pero ¿qué es la felicidad? ¿existe siquiera? ¿hay felicidad completa o porciones de felicidad? ¿existen fórmulas para ser felices? ¿son fórmulas universales o cada persona tiene su propia fórmula? Mil y una preguntas y tantas respuestas como hombres y mujeres hay en el mundo. Si te aventuras a vivir tu vida, la senda que recorras coqueteará en ocasiones con sentimientos como el dolor ante las pérdidas y el miedo a tomar decisiones, la inseguridad ante los cambios y la soledad, el aburrimiento ante la monotonía y el hastío... por decir algo. Si te arriesgas a vivir, la vida no te va a ofrecer una alfombra roja y no será un camino de rosas, nadie te hará la ola.
No hablo, en ningún momento, de enfermedades ni transtornos mentales reales y con diagnóstico, el problema que enfrentamos casi nunca es mental sino de gestión de emociones. Esto no quiere decir que no haya momentos en nuestra vida que no tengamos una descompensación que necesite de la química para ayudarnos a seguir, pero en palabras de García-Portilla muchas veces "Se trata de problemas de la vida cotidiana de las personas, la psiquiatría no tiene respuesta para ello. Hay que adaptarse a las crisis que cada uno tiene en su vida". Y en estos casos, Paz recomienda, antes que "la pastilla de los nervios" "ejercicio y vida sana, un poco de aguante y resilencia" y ¿cómo se aprende a ser resilente? pues con educación e inteligencia emocional, canalización de emociones, aceptación del sentido de la vida,... En "Más Platón y menos Prozac" de Lou Marinoff, por poner un ejemplo, la chica que no encontraba novio no se planteaba que hacia mal, sino que se enfangaba en su fracaso por no tener pareja y la respuesta era cambiar de hábitos para ver si por otro camino podía alcanzar lo que quería. Pero claro, vivimos en la sociedad de la inmediatez, de la ausencia de frustración, de la ley del mínimo esfuerzo, de que nadie aplaude al que con trabajo y tesón consigue sus metas, del "vamos a darles todo a los niños no sea que sufran". La vida de los adultos es frustración. ¿Cuántas veces conseguimos realmente cumplir nuestros sueños? ¿Quién se sienta con un niño a explicarle porqué se muere su mascota? ¿Quién acepta serenamente perder a quién quiere aunque la muerte es lo único cierto de la vida? ¿Por qué coño nadie le dice a Conor O'Malley en "Un monstruo viene a verme" qué va a pasar con su madre (mientras piensas qué horror de realidad la de este niño)?



Todos tenemos algo que nos atormenta, enfrentarlo es la solución. Aprender a estar solos y a aceptarse, comprender al otro intentando ponerse en sus zapatos, quererse más e intentar ver que la luna es imposible de alcanzar, pero que está ahí para iluminar nuestros insomnios, aprender de nuestros errores, crecer en la quietud y el silencio. Yo soy una persona muy llorona, creo que eso me ayuda a canalizar muchas cosas, lloro hasta vaciarme, quedarme sin lágrimas. Las lágrimas son sanadoras y liberadoras. La crisis que vivimos ha especulado con nuestras vidas hasta la extenuación, no digo yo que llorar nos ayude mucho, pero empastillarnos nos ayuda menos. Ojalá la felicidad viniera en pastillas. Todo sería más fácil, mucho más.

domingo, 27 de noviembre de 2016

Cuatro años de mi historia y aún queda otoño.


Y sí, aún queda otoño
Un año más casi sobre el pitido del final del partido. Hoy ha cumplido años mi blog. Ya son cuatro. Cuatro años de trayectoria más o menos intensa, más o menos constante. Probablemente la relación íntima y personal más larga que he tenido después de Lola, una con las palabras y la otra con mi fiel compañera de viaje. Un cuaderno de bitácora lleno de historias que parece que gustan (algunas más que otras). Cuatro años enredados en la red. Cuatro años en los que he aprendido a no estar pendiente del contador del blog, pero al principio qué agobio pensando quién me leerá, porqué lo hará, qué pensará. Cuatro años compartiendo experiencias, enamoramientos y desengaños, realidad política y social, luces y sombras, lecturas y autores... Cuatro años en los que he renovado mi sonrisa, aprendido a sonreír y he conocido a gente que sonríe con la mirada. "El hombre que sonríe con la mirada" puede ser una de las frases de este tiempo y menudo juego que dio el hombre. Y todo esto ha pasado en un suspiro.
Un blog que nació como "cuenta de Google" para comentar en otros blogs fantásticos de escritores, hoy amigos, de los que he aprendido casi todo lo que sé de este mundo. Un blog creado con la ayuda de una persona que nos dejó muy pronto, joven, muy joven, 34 años. Un chaval afable y simpático que escuchaba mi chiflado monólogo interior emitido en voz alta y siempre, siempre tenía una buena palabra. "Pedro - le dije un día - ayudame a crear un blog que sin un perfil de blogger no puedo comentar en el de mi amigo Ovidio." "Tienes que ponerle un nombre. ¿Qué nombre le ponemos?" - me dijo. -"Bea la de Lola servirá: Bea por mi y Lola por mi perra" Y así, de sus manos de informático y de la forma más tonta nació este sueño. Un sueño cuya primera entrada surgió como reacción a un encuentro con una persona que fue muy importante en mi pasado en el Concierto de Celtas Cortos en Quirós y desde entonces hasta hoy. He contado historias reales e inventadas, pero seguramente el tema recurrente que nunca falla y del qué mas he escrito, ha sido Quirós. Quirós como escenario, como compromiso o como excusa. Algunas veces pienso que en el nombre del blog teníamos que haber metido a esta tierra, pero luego pienso que estas montañas están tatuadas en mi piel y van impresas conmigo adonde quiera que voy. El "tu Quirós del alma" decía Katia el otro día animándome a hacer lo que verdaderamente quiero, sobre todo, a estas alturas de la vida, con suerte aún en el ecuador de la misma. ¡Qué pena que no sepa a lo que quiero dedicar mi vida, que no mi tiempo! porque mi tiempo lo quiero decicar a escribir, a escribir de libros y de autores, de árboles singulares y bosques particulares que crecen en ventanas, de proyectos de vida y de futuro, a contar historias a otros, a narrar la vida tal y como la veo pasar desde mi humilde punto de vista. Quiero escribir historias amables, aunque luego llegue la realidad a alterarme el guión.
Soy cuatro años más vieja, pero también cuatro años más sabia, porque los años no dan inteligencia (esa viene de serie o no) pero sí te dan amplitud de miras y horizontes. Este blog mío comparte aniversario con un amigo de los que creo van a ser para siempre, una de las personas más generosas que conozco y nació también la víspera del cumpleaños de otra persona a la que quise mucho. Brindo por todos ellos, en espercial por Roberto y por "Bea la de Lola" porque sigáis sumando años y porque la vida empieza cada día. ¿Pensabais que no iba a celebrar este cumple que ya había anunciado a principios de semana? Pues sobre el pitido final del día, pero dentro del tiempo de juego. ¡Besos para todos!

miércoles, 23 de noviembre de 2016

Distintas circunstancias, diferentes muertes.

Aunque la muerte corra tras todos nosotros tenaz y persistente hasta alcanzarnos, tengo que confesar que, aunque yo no me alegro de ninguna muerte, para mí no todas las muertes son iguales como tampoco lo es la soledad con que la encaramos. La diferencia estriba entre morir en un hotel al lado del Congreso o en una cama de hospital. Morir tras una estela de reconocimientos y éxitos, rotos al final de una carrera larga y "provechosa" o morir después de haber pasado más de un año durmiendo en la calle en el portal de un bajo tras una vida de fracasos y abandonos, sin amigos ni familia, sin dinero ni seguro de decesos. Morir pendiente de que la justicia de los hombres haga buena, o no, tu conducta o morir sin que a nadie le preocupe lo más mínimo lo que has hecho en la vida. Morir y que parte de los que fueron tuyos propongan un minuto de silencio en tu memoria o morir sin que nadie recuerde tan siquiera cual era tu nombre verdadero. La muerte nos sorprende a todos: ricos y pobres, senadores o indigentes, mujeres y hombres.
A mí hoy, sorprendida por la noticia con que abrían los medios de comunicación la jornada, la muerte de Rita Barbera, la que me deja realmente un sabor amargo es la muerte del "hombre del pantalón granate", un hombre al que un día me atreví a convertir en protagonista de una historia inventada porque creía que mi historia le trataba con más generosidad de lo que le estaba tratando su propia realidad. La historia que él estaba viviendo cuando la vida nos hizo tropezarnos por el barrio en esta ciudad cada vez más provinciana y ciega ante las injusticas. Una ciudad que niega la justicia social a los más pobres, inmersa en la ignorancia y la repulsa, sumida en la misma niebla que acompañaba noche tras noche a nuestro hombre Tenderina arriba, Tenderina abajo en su permanente caminar de penitente. Una ciudad que se aleja de su gente y de sus necesidades, una ciudad que primero le arrojó a sus calles para luego llevarle por  mediación del SESPA a una residencia para mayores a cuarenta kilómetros del lugar donde tenía depositados sus menguados enseres. Un hombre que pasó mil y una penalidades en aquel barrio que, sin embargo, no lo rechazó del todo, al que vi poco a poco consumirse e ir menguando hasta que volví a encontrármelo en un escenario diferente que hacia presagiar un desenlace muy distinto al que yo pensaba le estaba destinado: morir en la calle apaleado o atropellado por un conductor de esos que juegan a los rallies cada noche. Un hombre del que se acordó la muerte cuando por fin iba a pasar el invierno caliente, garantizados un plato de cocido y una cama con sábanas limpias, una muda para cambiarse y un par de calcetines secos por si los pies se le mojaban por la lluvia o por haber jugado con los charcos, porque a todos nos gusta alguna vez meternos en los charcos y mojarnos. Un hombre que no necesitaba una generosa historia inventada sino mi compromiso real y solidario hacia el y hacia los que como el están sufriendo las consecuencias de esta crisis que va más allá de lo puramente económico.
Y sí, no hay dos muertes iguales más allá de lo que implica la muerte como fenómeno natural. A mi hoy me duele ésta y no la otra. Sin embargo, espero que ambos tengan la justicia que no disfrutaron en vida. A una intentarán limpiarle el nombre, acusarán a quienes destaparon las tramas oscuras de su vida. Del otro yo me acordaré unos días, las chicas de la resi e Isabel la mujer que le acogió en su casa mientras recomponía un poco su salud tras un largo invierno a la intemperie. Pronto no será más que un recuerdo, una figura difuminada en mi memoria, un pellizco doloroso en mi conciencia (si es que aún me queda algo de eso). Recordad esto: la corrupción más grande es la que roba a los pobres la esperanza, la que desarma a los frágiles, la que destruye a los desheredados, la que hace invisibles a los semejantes, negándoles el pan y la sal. Descanse en paz "el hombre del pantalón granate" ya no te veré más tomando café al lado de casa o fumando un cigarrillo delante de la resi.

 http://bealadelola.blogspot.com.es/2015/03/el-hombre-del-pantalon-granate_18.html

viernes, 11 de noviembre de 2016

Un árbol nunca es solamente un árbol. Reflexión acerca del Teixo de Bermiego.

El tercer puesto, por segundo año consecutivo, del Teixo de Bermiego en su particular carrera por conseguir ser el candidato español a árbol europeo del año 2017 me deja un sabor agridulce. 

En primer lugar, no deja de sorprenderme que seis de los candidatos (eran nueve) en provincias como Alicante, Cáceres, Cádiz o Málaga no hayan alcanzado siquiera el centenar de votos, de hecho el Pino de la Víbora de Málaga apenas obtiene un voto. UN VOTO. Me imagino que será de la persona que lo propuso y que realmente no realizó la campaña que se merecía su candidato. Esto solo pone de manifiesto las reales dificultades que encontró la gente para votar este año. Está claro que la picaresca de la que adoleció el concurso en 2016 en la recta final por alzarse con el honor de ser el candidato español obligó a los organizadores a poner alguna traba en el proceso de votación. Creo que las dificultades fueron muchas y que la gente no entendió bien porqué se hacía así y cuál era la finalidad de registrarse. Yo no tuve ningún problema a la hora de emitir mi voto. Cuando yo lo hice sólo tenía 3 votos y vote a la primera, leyendo y siguiendo los pasos que la página iba marcándote. Pero la gente encontró muchos problemas a la hora de emitir su voto por el móvil, banners y páginas webs indeseadas, amenazas de virus asesinos, avisos que te llevaban a textos y enlaces, anuncios y vídeos, etc, etc. Ante esto muchos de los potenciales votantes tiraron la toalla. La gente, en general, no quiere registrarse en Internet, no sé si por ignorancia, desidia o por verdadero temor de quedar ahí grabado y comenzar a recibir publicidad por esta vía. Verdaderamente la publicidad por Internet es una de las fórmulas de mercadotecnia más agresivas que se utilizan para dirigir mensajes promocionales a los clientes. Es un poco como cuando Harry Potter comienza a recibir cartas de Hogwarts en casa de sus tíos, cartas y más cartas entrando por la chimenea y colándose por todas partes. Y claro, esto es un auténtico rollo y en este caso nosotros no éramos clientes, éramos votantes de un árbol, así ¿qué necesidad hay de avasallar a la gente que de buena fe sólo quiere votar por su árbol con todos estos mensajes?
En segundo lugar y respecto a la promoción que se hizo del concurso, tengo la seguridad de que tanto por parte del Ayuntamiento de Quirós, como por parte de los medios de comunicación, especialmente por La Voz del Trubia (la primera publicación que hicimos se compartió en las redes más de 800 veces, lo que es una barbaridad teniendo en cuenta cuál es nuestro público y cuáles nuestras herramientas para llegar a él) se hizo todo lo necesario y más para conseguir sumar votos. ¿Por qué sólo tenemos 320 votos? Esa es la pregunta que no obtiene respuesta y me lleva a la siguiente reflexión.
Un árbol nunca es solamente un árbol. Un árbol es un símbolo de una comunidad, de un pueblo y más un árbol como el Teixo de Bermiego, referente natural de nuestro concejo. Un árbol milenario reconocido desde 1995 como monumento natural. Uno de los valores del concejo, como bien decía la Teniente Alcalde de Quirós, Eva Martínez en una de sus intervenciones durante la campaña de captación de votos. Pues bien, algo hemos hecho mal si con nuestro esfuerzo para emponderar esta maravilla de Quirós sólo hemos conseguido arrancar 320 votos. No hemos votado nosotros, ni los que viven en Quirós todo el año, ni los que vamos de fin de semana. Ha votado un porcentaje pequeñísimo de las personas censadas. Tampoco han votado los miles de quirosanos que en la diáspora andan inoculando el sentimiento de "ser de Quirós" por todos los rincones del mundo. No nos ha votado la gente de los concejos vecinos, ni siquiera nos han votado los asturianos en general, cuando, repito, un árbol, este árbol es un bien de todos, un ejemplo de la riqueza de nuestra tierra, un pedacito de la historia de un pueblo que se ha "abelugado" bajo su copa, dado sombra a tantas y tantas generaciones, que ha acogido fiestas y tradiciones desde años inmemoriales, que ha sido testigo de una parte importante de la historia de nuestra tierra. Si no somos capaces de contagiar el sentimiento que despierta en nosotros este árbol, algo estamos haciendo mal. El Teixo de Bermiego a pesar de todas las piedras encontradas en el camino debería de haber sido un auténtico imán que atrajerá miles de votos. Nuestro esfuerzo debería haber generado las sinergias que nos llevarán a la meta. No ha sido así, no ha podido ser. Veremos en la próxima ocasión. Si el esfuerzo es grande, no lo hagamos. Total ¿para qué?.


jueves, 10 de noviembre de 2016

Salvar a un raitán.


Raitán es el nombre asturiano del petirrojo que literalmente significa pecho rojo.


Un breve apunte de algo bonito que ocurrió esta mañana. Después de un momento de esos en los que el resto del mundo y yo hablamos distinto idioma, salí de la nave donde trabajo por la calle para que me diera el aire y me lleve un susto de muerte. En el suelo, a la entrada, estaba delicadamente apoyado un pequeño raitán. Tengo la creencia de que estos pajarinos son un pelín suicidas y pensé que estaba muertín, por eso el susto. Una bolina de plumas con el pechín colorado. ¡Qué horror! En Quirós son muy amigos de petar contra los cristales de las ventana en esta época, parece ser que se debe al frío que los desorienta y les hace deambular por el aire de forma errática. El fin de semana antes de morir mi tía Domitila lo hizo uno. A veces entran por la puerta y no encuentran la fórmula para salir. En mi casa algunas veces se cuela porque casi siempre el final es dramático. De hecho hace unos días Gloria Lucía Basurto, una facebookamiga, comentaba un suceso parecido. Pero NO, el mío esta vez ¡no estaba muerto! El conductor del transporte de uno de mis clientes me dijo que él lo había puesto allí. Lo había desincrustado de la furgoneta de otro cliente. ¡Flipar! el raitán fue atropellado por un vehículo mientras volaba. No le mató el golpe y un humano se tomó la molestia de excarcelarlo de entre los hierros donde estaba atrapado cual ratonera, colocarlo en el suelo a ver, si con suerte, el pequeñajo sobrevivía. ¿Cuánto pesa un raitán? ¿pesará 25 gr.? ¿cuál es su esperanza de vida? En esto sale mi jefe, lo recogemos y me dice que lo lleve a la oficina y le dé calor con las manos. El bichín estaba inmóvil, con los ojinos cerrados, como catatónico, pues bien, lo subo conmigo, lo pongo en una caja de cartón tapado con un folio y cerca del foco de calefacción. El pequeño raitán no se sujetaba de pie. Su cuerpo le hacía ir hacia adelante de manera que quedaba en el suelo de la caja apoyado con el pico. A lo largo de la mañana lo saco un par de veces, le acerco a la ventana, animándole a volar, sin forzar. Estaba volviendo a la vida, pero muy despacio. Fue abandonando la borrachera, había abierto los ojos y aleteaba aunque no estaba aún preparado para irse. En esto decidimos esperar a despues de comer, a ver si con el transcurso de las horas las condiciones van preparandole para regresar a su mundo. Sube un compañero con un mendrugo de pan para darle unas miguinas y ¡chachán! al abrir la caja, el raitán echa a volar por la oficina. Al final salió por la ventana rumbo a su destino que hoy, desde luego, no era morir espachurrado contra un coche. Pues sí, hoy me siento orgullosa de formar parte de la raza humana y de haber contribuido a salvar un ser vivo y de los hombretones que tb pusieron su granito de arena. Momentos tiernos que no tienen precio.

jueves, 3 de noviembre de 2016

Marcos Luengo: el lujo de la sencillez.

Marta Areces firma la foto de mi entrevista.
No soy yo mucho de compartir mi trabajo periodístico por las redes sociales. Lo escribo, lo envio y normalmente lo olvido. Muchas veces por tema de salud mental. No puedes permitirte parar a escuchar o leer algunas críticas. Yo agradezco las críticas por supuesto, los comentarios, algunos cariñosos, otros no, pero cuando son de igual a igual. Si lo que pretenden es criticar por hacer daño o insultar, paso. Conservo, sin embargo, con mucho cariño el momento o momentos previos para preparar las entrevistas o los reportajes en los que habitualmente conozco gente fantástica, sin embargo, hoy voy a hecer una excepción y es porque me siento especialmente emocionada. Esta contra de LVT es un homenaje a Marcos Luengo pero también a todas las modistillas, modistas y sastras que han estado en mi vida. Yo que he crecido acunada por el sonido de una máquina de coser de pedal, una Singer de las de toda la vida, que he aprendido a admirar la Alta Costura como la forma de arte que es, que sé lo que es pasar hilos y sobrehilar, hilvanar y rematar, que sé diferenciar un ojal de trapo de uno de hilo, que he vivido entre pespuntes, jaretones, sisas y escotes... He aprendido solo con ver hacerlo a cambiar cremalleras, subir un bajo, coser un botón, diferenciar géneros y telas... Por todo eso y porque hace meses que voy detrás de este hombre al que antes de LNE, El Comercio e incluso la Reina yo ya admiraba, hoy me siento feliz y emocionada (quemo quiero decir que lo descubriera yo, eh). Muchas gracias Marcos por tu trabajo, pero sobre todo por tu humildad y tu saber tratar a la gente que como yo pica a tu puerta pidiéndote una entrevista. Te auguro un futuro exitoso, que ya es ahora, no abandones esa sencillez que, sin duda, es tu esencia como persona y como creador. Gracias también a José Luis que me dio el teléfono de Aurora y a Aurora que me animo a insistirte "Escríbele algo de eso que tú escribes", me dijo. Y gracias a Fernando de La Voz del Trubia que me da carta blanca a la hora de trabajar. 

Aquí podéis leer la entrevista completa que por tema de espacio se recortó un pelín.


"Para Marcos Luengo (Grado, 1964), autodidacta y admirador de la obra de Balenciaga, estos últimos meses están siendo una auténtica vorágine de trabajo. En el mes de setiembre presentó en el Museo del Traje de Madrid su colección Primavera-Verano 2017 en un desfile durante la pasarela Madrid Fashion Show, anticipo a la Mercedes Benz Fashion Week Madrid. El pasado día 29 de setiembre en el Salón de Gatos del Hotel de La Reconquista y durante la X ceremonia de entrega de los premios de moda de la Asociación de Diseño y Moda de Asturias (Adymo) recogió el premio otorgado por el jurado como mejor diseñador asturiano del año. Menos de un mes después, el sábado 22 de octubre, Luengo volvía a ser el foco de atención gracias a un abrigo fucsia de lana cocida que la Reina Letizia lució en su visita a Los Oscos con motivo de la entrega del Premio al Pueblo Ejemplar de Asturias 2016 y que ha tenido repercusión mundial en los medios. Sin embargo, la trayectoria de este creador tiene un largo recorrido de trabajo que en estos últimos días ha venido cosechando sus frutos en forma de premios y reconocimientos. Son su trabajo constante y su carácter cercano y sencillo los que nos hacen invitarle a estas páginas para conocer un poco más a la persona y compartir el proceso creativo que hay detrás, un proceso en que siempre que puede destaca la labor de su esposa Verónica y del resto de su equipo.

LVT.: ¿Cuándo y cómo nace su vocación?
Marcos Luengo: Siempre he sido una persona con bastante facilidad para los trabajos manuales, es algo que me viene de familia. Lo que ahora es Marcos Luengo, comenzó como un mero hobby. Con el tiempo fui adquiriendo más conocimientos y comencé a tomármelo como algo más que un pasatiempo.

LVT.: ¿Comenzó diseñando bolsos y la piel está muy presente en su trabajo ¿es su materia prima preferida para crear?
Marcos Luengo: Ahora mismo trabajamos con un abanico muy amplio de materiales pero es cierto que tanto el doble faz como la napa o el ante son materiales con los que me gusta mucho trabajar. La empresa Marcos Luengo nació como proveedora de bolsos y lo fue durante muchos años. En esta última pasarela hemos querido volver a darles un papel importante y hemos hecho una colección completa.

LVT.: ¿En qué momento es consciente de que su sueño empieza a tomar forma y comienza a dejar de ser un sueño para hacerse realidad?
Marcos Luengo: De esa parte se encargó mi mujer que es quien tiene más visión para estas cosas, yo lo hacía simplemente porque me gustaba. Un día por la noche volviendo a casa, a Verónica se le ocurrió la idea de fabricar un muestrario de una colección de bolsos e intentar venderlo en tiendas multimarca. Yo me puse manos a la obra y pocos días después ella estaba metiendo la colección en el coche y saliendo a recorrer España en busca de clientes. Cuando nos quisimos dar cuenta ya teníamos una empleada y éramos fabricantes de bolsos.

LVT.: ¿Cómo se crea una colección para pasarela y qué diferencia hay entre crear para una novia el día de su boda o para una madre que va a ser la madrina de la boda de su hijo y que van a desfilar en las pasarelas más importantes de sus vidas?
Marcos Luengo: Desde mi punto de vista son mundos completamente distintos. A nivel creativo, el diseño de una colección es mucho más intenso, paso varias semanas en las que no hay nada más en mi cabeza. Además, es un proceso mucho más abstracto porque no estás diseñando para alguien con una personalidad o un cuerpo concreto como es el caso del diseño a medida. Para hacer una prenda a medida el proceso creativo es muy distinto. Cada persona me inspira algo diferente. Creo muy necesario reflejar el carácter de cada mujer en la ropa que hacemos para ella. Cuando una persona va cómoda y a gusto con la ropa que lleva, está más guapa.

LVT.: Sus diseños tienen una línea exquisita, ausencia total de estridencias, pero colores vivos, dotados todos ellos de composturas muy ricas que le dan el elemento diferenciador como por ejemplo, un cinturón joya que transforma completamente la prenda. Sus trabajos parecen pensados para una mujer muy femenina, moderna y elegante ¿crea pensando en una mujer en concreto o tiene en mente a todas las mujeres?
Marcos Luengo: Para las colecciones prêt a porter mis musas son los distintos materiales que utilizo. Cada material tiene una caída, un tacto, un peso, un grosor distinto. Una vez que ya los he elegido y los tengo en la mano es cuando comienzo a pensar que tipo de prenda encaja con cada uno. Dentro de mi estilo, de mis gustos y mi forma de trabajar son los materiales los que me guían en cierta manera.

LVT.: En su opinión, ¿vale todo en moda? ¿cuánto hay de ficción en la imagen frívola que muchas veces se traslada al público de una industria que es tan importante para la economía española?
Marcos Luengo: Es uno de los sectores más criticados por el público porque todo el mundo tiene una opinión sobre la moda. Además, hay muchas personas que tienen los recursos suficientes como para poder hacer un desfile con ropa descabellada, aunque luego no se venda. Igual que esto, infinidad de eventos de moda etc. con el único objetivo de llamar la atención del público, da igual como hablen de ellos, lo importante es que hablen y que su nombre suene. En una industria tan competitiva como esta, el marketing es una parte muy importante.
De todas formas, no me considero parte de ese mundo en el que detrás del marketing puedes encontrarte un producto que vale o que no. Nuestra empresa está basada en el producto que con tanto mimo diseñamos y confeccionamos. Nosotros tenemos un producto por el que apostamos, 100% producido en nuestro taller asturiano y a partir de ahí vamos construyendo.

LVT.: En su colección Manuela Fall/Winter 2016, la Reina Letizia ha lucido un abrigo fucsia de lana cocida perteneciente a la misma en su reciente visita a Los Oscos, hay mucho "rosa chicle" junto a los colores neutros del invierno (negro, visón, dorados), prendas deportivas fáciles de llevar. Recomiéndeme un "must" que debo comprarme esta próxima temporada.
Marcos Luengo: Para mi gusto, un must para este invierno son tanto los bolsos de napa como las prendas de doble faz. La gente cada año se interesa más por estos artículos y nuestras clientas están muy contentas con ellos. Los bolsos son de una napa muy ligera por lo que resultan muy cómodos de llevar.

Marcos Luengo, en constante aprendizaje según sus palabras, apuesta por lo atemporal de forma que la esencia de sus creaciones permanezca intacta por mucho tiempo que pase. Nos cuenta que la elegancia es una forma de vida que sale de adentro hacia afuera y que crece con la persona. Su formación como psicólogo le ha ayudado mucho a la hora de tratar con la gente. Las clientas deben de ir cómodas pues es la forma que se vean guapas, afirma. Tiene tienda en Madrid, pero mantiene su taller en Oviedo donde trabaja junto a su equipo. Un equipo al que no duda en reconocerle la parte del éxito que le corresponde. Este creador cuyas prendas son auténticas obras de arte está llamado a escribir su nombre entre los mejores. Inmerso en su lanzamiento internacional y en nuevos planes y proyectos, seguiremos atentos a su trabajo."

La Voz del Trubia, número de noviembre, año 2016.








domingo, 30 de octubre de 2016

Equipo Salcedo.

Cuando hace cuatro años con la resaca del día después de "Celtas Cortos en mi pueblo" amaneció para el amagüestu, Eva Martínez, concejala del Ayuntamiento de Quirós y Luisa de Castro, un poco coordinadora de eventos populares (lo digo así porque está en la salsa de todos los guisos) se encontraron con más de doscientos kilos de castañas por picar y un montón de gente esperando para cumplir la tradición, faltaban manos. Todos habíamos ido de concierto, pero el concierto tenía "un día después". Me ofrecí para bajar a ayudar y conmigo las mujeres que estábamos en Salcedo. Bajó hasta Marina que de aquella tenía unos seis años. Sacamos adelante el asunto entre todas. Manos inexpertas pero voluntariosas. Desde aquel amagüestu del 2012 hasta hoy el conocido como "equipo Salcedo" en términos coloquiales se apunta a un bombardeo. Hemos picado castañas con las mujeres de la residencia de ancianos en una tarde que recuerdo con ternura. Hemos cosido y vestido Reyes y pajes, repartido chocolate y sonrisas en la Cabalgata. Hemos organizado el Carnaval, sacando fotos y hasta mal escribiendo un pregón porque quien iba a hacerlo nos falló en el último momento. Hemos traído un mago para los niños (no nosotras claro, sino con el consenso de todos). Hemos sido voluntarias en la Ultra Trail y disfrutado como nunca con la etapa de la Vuelta a Alba en nuestro pueblo y es que ese día no trabajamos. Afortunadamente.
Somos cada una de nuestro padre y nuestra madre, unas simpáticas, otras tercas, unas mamás y otras no, unas casadas y otras solteras (yo), unas malhumoradas, otras siempre positivas, pero con nuestras diferencias y sensibilidades tenemos un único objetivo, nos mueve una única obsesión (Sarita esto va por ti) poner en valor nuestra tierra, darle a Quirós el lugar que se merece. Quien vea en nuestra actitud otro tipo de intereses se confunde. Aquí no hay más cera que la que arde.
Así que cada día que amanece en Salcedo, como hoy, espectacular, yo solo pienso en el trabajo bien hecho, en las sonrisas cosechadas, en los niños que disfrutan con nosotras, en los besos y abrazos que la gente que te quiere te ofrece en reconocimiento por lo mucho o poco que hacemos. Así que cada día que alguien nuevo se incorpora al equipo de trabajo (porque el equipo Salcedo es restringido, pero el de trabajo es abierto) es un triunfo de la comunidad, es una consolidación del trabajo colectivo en pos de interés general. 
Algunos se preguntarán escépticos que interés tiene que salga adelante un amagüestu cuando hay miles cada fin de semana de otoño. Es muy sencillo cada año es un pequeño triunfo del pueblo, con el esfuerzo extra de algunos, vale sí, pero nosotros también nos divertimos y además creemos que lo rural tiene su importancia y en nuestras manos está que no se muera. En un momento de incertidumbre y de cambios, nuevos pobladores y envejecimiento de la población, un solo movimiento nuestro que contribuya a dar vida al concejo nos vale, un solo amigo que traigamos es un triunfo. El equipo Salcedo que consolida su línea de trabajo seguirá ahí apoyando, siendo crítico porque no todo vale, ayudando cuanto pueda. Ayer repartiendo castañas y sidra, en enero veremos qué se tercia.

domingo, 23 de octubre de 2016

Claro que pienso en tí.


Te preguntas si pienso en ti. No con frecuencia, pero alguna vez sí. Cómo no iba a hacerlo, cómo iba a poder no hacerlo, cómo iba a querer no hacerlo. Pienso con el cariño que la memoria sabia y selectiva ha imprimido a los recuerdos, habiendo sacado otros sentimientos fuera, conservando solo lo que quiero conservar.
Han pasado los años y aunque el espejo engañoso nos devuelva idéntico reflejo, ya no somos los mismos. El calendario, el pelo cano y las arrugas han mudado la insolente e inocente juventud en experiencia de vida y madurez. Afortunadamente. ¿Te imaginas habernos quedado anclados para siempre en aquellos días, en una especie de bucle sin fin, atrapados en el tiempo? En el camino recorrido de entonces a acá he aprendido que enfangarse en el pasado no lleva a ningún sitio. Prefiero preocuparme por el hoy y, si acaso, planear el futuro. Planear el futuro para que luego sea casi siempre otra cosa. Pero sí, claro que pienso en ti. 
Si me preguntaras cuándo pienso en tí, te diría que por lo menos dos veces al año. Una en la fecha que nos besamos por primera vez. "Abre la boca" acertaste a decir mientras tu lengua buscaba infructuosa la mía, tímida y esquiva. Era mi primer beso en serio. Nunca había pensado que no sabría hacerlo, ni que había que aprender a hacerlo. Y abrí la boca y besarte aquel domingo de marzo del siglo pasado fue mágico aunque la magia se convirtiera más tarde en otras cosas. ¡Dios! cómo había esperado aquel beso que fue el inicio de aquella aventura.
Sí, algunas veces pienso en ti, incluso celebro tu cumpleaños desde hace cuatro. ¿El culpable? Este blog que nació sin darme cuenta el mismo día que tú. Fue inconsciente, originado por la posibilidad de vernos. Un amigo mío me preguntó que qué te iba a contar cuando nos encontráramos después de tantos años y salió "Haciendo balance" la primera entrada, así, de tirón. Era una reflexión sin pretensiones que abrió paso a cuatro años de trabajo que se cumplen dentro de un mes. Un hábito el de escribir que me ha ayudado mucho a canalizar muchas cosas. Casi doscientas entradas, algunas muy personales obedeciendo a este deseo exhibicionista que llevamos dentro incluso los más tímidos. Escuché a Coque Malla decir que pone en escena todo aquello que no puede expresar en la vida real y de esa forma libera un poco su timidez. Pues yo, salvando las distancias, un poco igual. Mi vida expuesta, pero también historias inventadas de ficción. Mi vida expuesta de forma que sólo algunos sabéis que hay de autobiográfico y que no. Un blog que recoge lo que soy. Apuntes del día a día y de la actualidad. Reseñas de algún libro e impresiones de alguna película... Un cajón de sastre de dimensiones importantes. Una Caja de Pandora de emociones. De alguna manera el comienzo de este trabajo empieza contigo, quería empezar con la segunda parte de nosotros, con la calma después de la tormenta, aunque luego realmente no haya sido así.
Y algunas otras veces, sin saber porqué, me asaltan los recuerdos en algunos escenarios que compartimos. Te veo caminando delante de mi por la estrecha acera de la calle Cimadevilla o de la Rua cuando no eran peatonales. Entrando en la Plaza de la Catedral conduciendo la barragana, se nos abrió la puerta ¿te acuerdas? Me veo subida a un bordillo o a un peldaño para llegar a tus labios. En calles oscuras iluminadas solo por la luz que desprendíamos. En las olas de la playa de Rodiles adonde no he vuelto. Escuchando una canción vieja del Último de la Fila cuando eran Los Burros. Y siempre, siempre, cuando suena Dire Straits. Y es que el tiempo que pasé contigo es el único que tiene banda sonora propia y sí sé cuánta música escuchamos juntos, pero no sé porque deje de hacerlo. Imagino que formó parte del duelo y luego la música se convirtió en algo prescindible quizás porque me recordaba mucho a ti, como imprescindibles son ahora para mi las palabras.
Hoy me alegra reconocer que si no hubiéramos estado juntos yo no sería la persona que soy. Lo reconozco. Sería otra, mejor o peor, pero otra. Aunque no estábamos hechos el uno para el otro, por un ratito fuimos el uno de la otra y viceversa y estuvo bien. Sí, estuvo bien. Luego tardé un poco en remendar el roto que hicimos, aunque finalmente lo conseguí. No es ahora tiempo de revisar la historia. Durante un tiempo te negué, como Pedro a Jesús. Pasaron años antes de creer que de aquel tiempo compartido vendría algo bueno en forma de recuerdos, pero lo hizo. Escampó en mi vida. Levantó la niebla. Volvió el sol y con el descubrí que había más mar fuera de ti, más montaña dentro de mi y más cielo y tierra fuera de aquel universo que yo me había empeñado en acotar yendo contra nosotros mismos. El horizonte siempre está más allá aún de la línea que vemos. Yo plegué mis alas y pretendí cortar las tuyas. Cuántos errores y cuánto se aprende, pero cuánto se tarda en hacerlo. Sin embargo, de aquel tiempo guardo, junto a todo lo que aprendimos, parte de mis mejores amigas, las que aguantaron el timón de la nave cuando iba a la deriva. Ellas y mis padres.
Claro que pienso en  ti, pero a lo que he renunciado es a entrar en tu muro. No voy a negar que alguna vez también lo hice "a escondidas", pero decidí dejarlo. Me faltaba alguna respuesta que ahora tengo. No me aportaba nada, al menos nada bueno. Ver a tus hijos me duele. Me duelen los tuyos como me duelen otros. Sus juegos, sonrisas y miradas me hablan de los que no he tenido. Me duele haber sido cobarde y haber dejado irse a todos por el desagüe, pero esa es otra historia.
Bueno, mientras llega el momento en que con otras coordenadas de espacio y tiempo, tomaremos ese café prometido y tantas veces pospuesto, sé muy feliz y una vez más gracias por mostrarme tantas cosas, por el tramo que caminamos juntos y por ser tú en el momento en el que ni yo misma sabía quien era. Un besín.

http://bealadelola.blogspot.com.es/2014/02/restos-de-un-naufragio.html

http://bealadelola.blogspot.com.es/2012/11/haciendo-balance.html

domingo, 16 de octubre de 2016

La niebla, escenario de vida.

"La niebla flotaba, desleída, sobre mi cabeza. Pensé, no sé por qué, en que a todos nos pasaba lo mismo. Todos nacemos de un golpe de luz, y todos acabamos engullidos por la niebla que poco a poco nos va helando el corazón."
Lorenzo Silva en "La niebla y la doncella" 

Esta semana he pensado mucho sobre la niebla y su significado como metáfora de la vida. La exposición de Fina Menéndez "Fin de las certidumbres" ha tenido la culpa. Durante la visita de la misma y a lo largo de las distintas fotografías que la componen, el visitante pasea entre la niebla, observa escenarios naturales nebulosos llenos de luz, admira la carretera de Bandujo enmarcada por los árboles, auténticos guías de los conductores cuando la cosa se pone fea. Podríamos decir que es la combinación de la bruma con la luz cenital que se cuela por la ventana infinita que es el cielo sobre nuestras cabezas la que convierte los verdes de los paisajes asturianos que la autora fotografía en verdes matizados por el rocío y la humedad. Una atmósfera en tinieblas limpia y envolvente. Las fotos de Fina no transmiten angustia, emiten luz y sí, trasladan incertidumbre. No vamos a negarlo. La misma inquietud que sentimos los humanos en nuestro día a día, cuando desconocemos que vamos a encontrarnos detrás de cada puerta que hemos de abrir en nuestro caminar.
Niebla en el valle desde Salcedo (Quirós)

Para todos los que tenemos vínculos con la montaña asturiana, la niebla es una constante, e incluso un impedimento peligroso. Recuerdo un día de puerto en el que la niebla desorientó a un primo mío de forma tal que él, conocedor de cada centímetro cuadrado de aquel sitio, tuvo que parar, respirar y recomponerse ante el asfixiante ambiente que lo atrapaba. Hay días de niebla feos, feos. Puedo escuchar a mi tía Domitila calificándolos. Mi padre dice que esos días te roban las ganas de ir al pueblo. Los malos son los días de "ciego noblina" donde la niebla se mezcla con el orbayu y no dan tregua. No va a abrir. Esos días no alcanzo a ver el manzano de la huerta de al lado de casa. La niebla parece pegarse a nosotros como si fuera una segunda piel. No hay escapatoria. Pero hay otros días de niebla que son promesa de cielos azules y verdes brillantes. Días en los que el sol en su choque de trenes contra la niebla, en su pelea de fuerza contra la niebla la deshace y ésta se ve obligada a abandonar un valle en busca de otro que quiera darle cobijo al menos por unas horas. No, va a abrir. Y es que la niebla, muchas veces, es cobarde y acaba rindiéndose rápido, aunque en otras, las menos, sea obstinada y pertinaz y se empeña en empañar nuestras jornadas.
Niebla levantando.

Pues sobre la vida es lo mismo. Hay gente inmersa en días de niebla y otra que vive en tinieblas y mira tú que mantengo que la niebla no necesariamente conlleva oscuridad. Hay personas para las que sus días son un mar de niebla y otras que tras mares de niebla adivinamos el cielo diáfano y azul rabioso que está sobre nosotros. Es cierto que a medida que avanzamos y nos hacemos mayores la claridad meridiana con la que vemos las cosas, opinamos y decidimos, creyéndonos en la insolencia y el atrevimiento de la juventud en posesión de la verdad, la nuestra, pero verdad al fin y al cabo, va volviéndose un poco turbia. Con la madurez, las cosas ya no son blancas o negras, es el fin de las certidumbres. Sin renunciar a nuestros principios, todo se puebla de grises. Los grises de la niebla, la que te engulle, la que te apresa para inmovilizarte o la que levanta y deja el paso libre. No dejar que nos pille indefensos, no permitirle ser freno, no consentir que nos hiele el corazón. Avanzar a pesar de que nos cueste, buscar en las orillas hierbas, arbustos, árboles que nos guíen. Sí, es cierto, nunca sabemos que hay detrás de la espesa bruma ante nosotros, que nos depara el futuro, pero la incertidumbre puede conducirnos a la certidumbre de algo bueno. Vivir en la certeza resta emoción a la vida. No dudes que vivir es la aventura y caminar entre la niebla algo circunstancial. A pesar de la niebla, no dejes de vivir.

http://lavozdeltrubia.es/2016/10/15/fina-menendez-pura-delicadeza-poetica/
http://bealadelola.blogspot.com.es/2016/06/ciego-noblina.html

domingo, 9 de octubre de 2016

Quirós: en busca de la comunión entre paisaje natural y patrimonio industrial abandonado.

Quirós mostró a un numeroso grupo de los participantes en las XVIII Jornadas Internacionales de Patrimonio Industrial, celebradas en la Laboral Ciudad de la Cultura en Gijón los días 5 al 8 de octubre, su pasado industrial.
Con el título de "Itinerario por el paisaje cultural asturiano en busca de la herencia industrial francesa", el "walkscape" programado para el sábado 8 supuso la realización de un recorrido por una parte importante del Valle de Trubia.
Los asistentes se desplazaron desde Gijón hasta Oviedo a visitar el Museo Arqueológico y de allí a Proaza donde recorrieron las instalaciones de la Central Hidroeléctrica, obra de Vaquero Palacios. Un conjunto que, allá por el año 1964, ofreció una solución al nuevo salto de Proaza. Este edificio es un ejemplo de como convertir algo que nace con finalidad industrial se puede convertir en algo artístico. Pintura y escultura, ingeniería y arquitectura se unen en un único punto y con una única finalidad poner belleza a un medio productivo. Finalizada esta visita y acompañados por Roberto F. Osorio, cronista oficial de Quirós, llegaron hasta el pueblo de Santa Marina. Ubicado en la confluencia de dos valles, el del río L.lindes y el río Ricao, conserva restos del paso de tres empresas mineras (Fábrica de Mieres, Compañía Minera de Quirós y Hullera Española) todas con concesiones mineras de carbón en la zona. Santa Marina es el punto de partida, hasta el año 1963, del tren minero que llegaba a Trubia y los túneles de ese tren minero forman parte de lo que en la actualidad conocemos como Senda del Oso.
Tras comer en Casa Jamallo y conocer así otro de los patrimonios importantes del concejo: el gastronómico, se trasladaron al Museo Etnográfico de Quirós, que además de custodiar la historia y la tradición del concejo, tiene la particularidad de estar situado sobre los restos industriales de una acería con dos altos hornos del s. XIX. Este singular emplazamiento que le otorga un valor intrínseco extra, lo convierte en un museo único y es el ejemplo perfecto del aprovechamiento de ruinas industriales para un uso acorde con los tiempos actuales. 
Contrafuertes del Museo, trabajo alumnos Campo de Trabajo verano 2016.

Durante esta visita en un pequeño acto, Miguel Ángel Álvarez Areces, presidente de la Asociación de Patrimonio Industrial, comentó que "la elección de Quirós no es una elección casual". Son muchos los lugares desconocidos que se apartan de los circuitos tradicionales pero que nos muestran cual fue la trayectoria histórica del desarrollo industrial en Asturias. Quirós es el ejemplo en pequeña escala de lo que podrían llamarse las cuatro fases de ese proceso: calma, euforia, superproducción y crisis. Y es que los siglos XIX y XX suponen el nacimiento de una nueva forma de ver y entender la vida, pero la historia demuestra, una y otra vez, que la aparición de nuevas tecnologías que modifican los procesos productivos vuelve a cambiar los términos en los que se desarrolla una sociedad. Una sociedad como la quirosana que en la segunda mitad del siglo XX vio truncadas sus expectativas viéndose obligada a la emigración y a la desafección de todo el patrimonio industrial existente. Para Álvarez Areces hay muchas iniciativas que puedan ayudar a iniciar el proceso de recuperación de este patrimonio y con ello también del territorio. Recrear culturalmente lo que es la historia de la minería en Quirós, realizar planes de señalización de los recursos patrimoniales, colaborar con Universidades e instituciones, dar cabida a campos de trabajo, ... Son muchas las posibilidades que se pueden planificar y ofertar para conseguir dar cobertura a algo concreto con la única finalidad de "dar valor a lo que tenemos". Y así, sobre la marcha en el transcurso de mismo acto, el metalúrgico Plácido García se ofreció para poner en marcha una de las asignaturas pendientes de los técnicos metalúrgicos asturianos: diseñar la ruta del hierro y del acero en Asturias.
Tras estas intervenciones y la bienvenida de Eva Martínez y de Alva Rodríguez, directora del Museo, que junto a la singularidad del Museo destacó que todos los textos estén en quirosán y que la mujer sea la protagonista principal del mismo, el grupo de expertos procedió a visitar las instalaciones.
Y es que Quirós encierra en su territorio una gran cantidad de elementos de procedencia minera e industrial, ligados principalmente al carbón y al hierro, en un espacio de gran riqueza natural. No hay que olvidar que una parte importante de sus poco más de doscientos kilómetros de extensión forma parte del Parque Natural de Las Ubiñas-La Mesa. Hoy su biodiversidad natural coloniza muchos de estos restos como es el caso de la mina los L.lamargones. Su recuperación con fines diferentes para los que fueron creados es un tema encima de la mesa y que está en mente de todos solucionar. Los ejemplos de aprovechamiento de los túneles del tren minero o de los restos de los antiguos altos hornos de la Fábrica son el ejemplo de lo que debe hacerse. Basta un paseo por los camino quirosanos para reconocer en ellos las huellas del patrimonio industrial, natural y cultural. En esta zona se puede apreciar un buen ejemplo para el análisis de las sinergías que se generan entre estas distintas esferas patrimoniales, que no son ni mucho menos departamentos estancos. Su aprovechamiento bien planificado podría generar recursos económicos y puestos de trabajo.
El ejemplo está en el vecino concejo de Santo Adriano y en la Asociación La Ponte-Ecomuseo. Un grupo de particulares propuso a las instituciones ocuparse de mostrar, difundir y cuidar el patrimonio de la zona a fin de mantenerlo y obtener un rendimiento del mismo. Es una iniciativa autogestionada y comunitaria que convierte al territorio en un Museo vivo. La gente de La Ponte enseña de forma restringida (sólo visitantes del Ecomuseo) la iglesia de San Romano y de Santo Adriano de Tuñón, una casa y un hórreo asturiano, el abrigo paleolítico de Santo Adriano y la Cueva del Conde y también organiza rutas de acceso no restringido a través de los abundantes recursos existentes en la zona. Un modelo así debería de estudiarse en profundidad para ver que se puede aprovechar de su ejemplo en nuestro concejo. Además nosotros tenemos como campo base y lanzadera el fantástico MEQ, sólo habría que preparar lugares mágicos como los Molinos de Corroriu, la Necrópolis Megalítica de la Cobertoria y tantos y tantos otros sitios. Hay que hacerlo, pero para ello hay que querer hacerlo y además cambiar el chip porque los chavales de La Ponte no cuentan con ninguna ayuda pública. En la Asturias de las subvenciones y las ayudas públicas parece que las iniciativas particulares y exitosas dan un poco de miedo a las instituciones. ¡Hay que ser valientes!

Las Jornadas de INCUNA (INdustria, CUltura, NAturaleza, Asociación de Arqueología Industrial "Máximo Fuertes Acevedo) que alcanzan en esta edición su mayoría de edad, reúnen expertos internacionales y son un referente dentro de los eventos que se celebran en el campo del patrimonio industrial. Su objetivo principal es conseguir que el patrimonio sea considerado como elemento de cohesión territorial y cambio, para conseguirlo todos los agentes implicados deben de comprometerse. Así lo que reclaman son acciones que resuelvan tanto aspectos de conservación preventiva como intervenciones sostenibles adecuadas al entorno, regenerar espacios que encajen dentro del medio ambiente y poder dotar a estos elementos de nuevos usos o adaptar los existentes. Un trabajo de campo como el realizado este sábado por el concejo de Proaza y el de Quirós supone el análisis de la práctica llevada a cabo hasta el momento. 

domingo, 2 de octubre de 2016

Quirós se mueve por la cultura.

Ayer sábado representantes de la cultura quirosana, si es así como nos podemos calificar (no estaban todos, pero si muchos) nos reunimos en Bárzana convocados por Roberto F. Osorio, cronista oficial de concejo. Los asistentes que aunamos distintas sensibilidades y diferentes formas de entender el mundo, comimos juntos en el "Pan de Trigo" un restaurante de la capital de concejo para después celebrar una Mesa Redonda con un único pero ambicioso objetivo: explorar fórmulas válidas para dar visibilidad al concejo más allá de nuestras fronteras naturales, más allá de la Cobertoria y el Embalse de Valdemurio, para mostrar en palabras de Quico Álvarez un "Quirós como extensión global" porque realmente Quirós no son sólo los km de extensión sino que está en cualquier lugar del universo donde haya un quirosano. Al diálogo posterior se incorporaron Gloria Viejo Bernardo, pintora, Pablo Rosales, luthier y músico y Juanjo Arrojo, fotográfo que habían excusado su asistencia a la comida, pero manifestado su interés por participar en el coloquio posterior. La reunión que se prolongó durante más de cinco horas fue fructífera y satisfactoria. Ahora poner en marcha las conclusiones y traducirlo en acciones concretas está en manos de todos. Se trata pues de trabajar y no de quedarse de brazos cruzados esperando que otros lo hagan por nosotros.
Fin de la reunión: muchas caras satisfechas.

Durante la comida se intercambiaron experiencias personales de la particular relación que cada uno de nosotros ha mantenido y mantiene con sus lugares de origen, propios o de nuestros ascendientes. David Fueyo, maestro, escritor y agitador cultural, aprendió a leer con su abuela y con los poemas de Lorca en el pueblo de Ronderos. Azucena Vence, la voz de Onda Cero, recordaba los días que pasó de niña en el pueblo de Villamarcel de donde es su madre. Tina García Alonso, poeta, cuenta con emoción como ha recuperado sus  raíces quirosanas junto a su nueva familia de adopción. Algunos de los quirosanos en la diáspora que nos acercamos a Bárzana  nos conocimos ayer, a pesar de que mantenemos vivos los lazos con el concejo y somos habituales en nuestras aldeas, una de las dificultades de la orografía del concejo es que una vez que llegamos a destino es difícil sacarnos de allí. Yo misma cuando era pequeña nunca dije que iba a Salcedo, el lugar en que nació mi padre, siempre dije que iba a Quirós, de forma que la gente me preguntaba cuándo venía a Quirós que dónde era Quirós y es que Quirós como pueblo no existe, pero sí existe Quirós como sentimiento. Es ese sentido de pertenencia y arraigo el que nos mueve por el concejo. A algunos más que a otros, pero cada vez a más gente. Poner en común ese "sentimiento de quirosanía" que nos inspira a todos en nuestras vidas, en las expresiones artísticas que practicamos, modestamente unos y más y mejor otros, (escritura y pintura, música y fotografía) y en nuestro trabajos (blogueros en redes, medios de comunicación e historiadores, maestros y profesores universitarios) es el nexo sobre el que ayer se trabajó "duro y bien".
Foto de Juanjo Arrojo
Fue una reunión seria y muy interesante que adoptó la fórmula de "lluvia de ideas" y que fue recogida por los dos representantes del Ayuntamiento presentes, Eva Martínez y José Luis Fernández, que tomaron nota de cada una de las ideas que se aportaron para transmitirlas al Alcalde.
Y fueron muchas las iniciativas que se presentaron, prueba de que los talentos individuales suman en pos de un objetivo común. En esta suma está la visibilidad del concejo. Organizar unas Jornadas Culturales en las que se recojan todas las expresiones ayer sentadas a la mesa, poner en marcha una Hemeroteca y una Biblioteca quirosanas para las que hay parte del trabajo hecho y que sirvan a todos, retomar la idea de un Museo de imaginería religiosa dentro del propio Museo Etnográfico, que hay que recordar que está prácticamente toda restaurada y que no se puede ni se debe abandonar a su suerte. La humedad y las condiciones de conservación pueden llevar a estas imágenes al lugar de partida o incluso, lo más fácil, a un punto sin retorno.

Sin embargo, también se hizo hincapié en la necesidad de involucrar a todo el pueblo, idea que destacaron tanto Alva Rodríguez, directora del museo Etnográfico como Xulio Viejo, profesor universitario: "La sensibilización es muy necesaria" se dijo ayer refiriéndose a la situación sangrante de parte del patrimonio. Muchos quirosanos son desconocedores del potencial que poseen, de los recursos y de las posibilidades del concejo, no por ignorancia sino por desconocimiento. Se cae cada día un hórreo y con él se cae un poco de nuestra historia, como si se muriera uno de los nuestro y así, muriendo un poco cada día se muere también nuestra memoria. Alva Rodríguez y Xulio Viejo, junto a Pablo Rosales fueron un poco la conciencia crítica de la reunión de ayer. Viejo denunció el estado de dejadez y abandono que sufre el patrimonio en el concejo: "Está bien todo lo que decís, pero no deja de ser un enfoque un poco elitista ¿cómo implicamos al tejido social quirosano en lo que son las claves para la conservación de nuestros bienes, de nuestra riqueza?" Para la directora del Museo es necesario hacer un análisis real de nuestras carencias sobre todo en tema de Turismo que es "lo que verdaderamente te extrapola al exterior" y Pablo Rosales apuntó que al sentimiento quirosano se invita y se siente o no se siente, pero lo que cuenta ahora es que las buenas voluntades de conviertan en compromisos y expresó su preocupación por la financiación de la cultura, "no hay que pasarlo de lado, la fijación de la partida presupuestaria municipal es muy importante". La idea de que la cultura no cuesta o tiene que ser gratis es una idea que no vale y no sólo no vale sino que va en contra del valor intrínseco de cualquier expresión cultural y si no que se lo digan a aquellos que viven de su trabajo y lo ven violentado por el uso de la piratería.
No estaban allí representantes del C.P. Virgen de Alba que, sin embargo, por boca de su directora han expresado su compromiso y sus ganas de trabajar en este sentido y así, dedicados a los niños y niñas del concejo, se apuntaron dos acciones concretas muy interesantes Maribel Gijón Fotografía y Azucena Vence, se ofrecieron a trabajar con ellos. Un Taller de Fotografía y un Programa de Radio con el objetivo concreto que se proponga fueron las dos propuestas respectivas de estas dos profesionales. 
Cristian Velasco, editor vinculado profesionalmente y por amistad al concejo e invitado para la ocasión, apuntó que el objetivo principal es dar visibilidad pues "lo que no se enseña no existe", pero el conjunto de lo que se ofrezca tiene que ser de interés no sólo para los quirosanos, no sólo para el concejo, de forma que junto a las acciones que se tomen para preservar la memoria quirosana hay que apuntar hechos diferenciales.
Foto de Juanjo Arrojo
Por útimo, para Juanjo Arrojo, las redes sociales son absolutamente necesarias para dar a conocer hoy cualquier idea, proyecto, iniciativa y eso él particularmente en Quirós lo echa en falta.

Foto de Juanjo Arrojo

La realidad es está: el concejo cuenta con recursos naturales, patrimoniales y personales. Mentes y manos que pongan en pie las ideas presentadas. Ahora la pelota está en el tejado del Ayuntamiento. Del compromiso económico institucional que se obtenga que "será el que pueda ser" atendiendo a la situación de las arcas del concejo y de ello dependerá poner en marcha todos o algunos de estos proyectos. Igual sólo hay que mirar a algún concejo limítrofe para ver posibles fórmulas, porque todo esta inventado. Enhorabuena a nuestros vecinos de La Ponte por su premio internacional, ellos empezaron con una idea que no cuenta con ninguna ayuda pública y comienzan ahora a obtener sus frutos y su reconocimiento.
Momento de la mesa redonsa.