Páginas vistas en total

miércoles, 22 de noviembre de 2017

Atardeceres

Atardeceres. 
La vida va dejando caer las piezas que, como en un Tetris, van encajando unas en otras, 
como el otoño deposita las hojas sobre las gastadas aceras de mi ciudad, 
sobre los caminos abandonados de mi aldea.
¿Por qué de esta forma y no de otra?, me pregunto. 
Salgo a la calle y veo en el cielo la silueta recortada de la Catedral que igual que la cima de mi otro horizonte cuidan mi sueño o mi insomnio. 
Pasan los años 
y aprendo a leer 
y soy feliz por ello. 
Leo en la mirada de los otros,
en la sonrisa de mis sobrinos, 
en el gesto preocupado de la que fue madre soltera,
en el brillo de la piel de la mujer enamorada, 
en las líneas de las manos de la mujer que aún espera,
en las arrugas de las manos de mi madre al tiempo que envejece, 
en mis recuerdos, leo la vida de mi abuela,
releo la historia que fue, la que no quiso ser y la que no puede ser. 
Escribo para alejar de mí los miedos y para que alguien lea también algún día lo que decían mis ojos, unas veces soñando y otras muchas insomne.

miércoles, 8 de noviembre de 2017

Fácese mayor

Fácese Mayor de Elvira Laruelo
Ahora que casi todo ocurrió hace veinte, veinticinco o quizás incluso treinta años.
Ahora que sé que no escucharé nunca la voz de los mis hijos y que cada día estoy más cerca de dejar de escuchar la de mis padres.
Ahora que el fuego consumió mis recuerdos del cole y con ellos se agotó mi inocencia.
Ahora que colecciono las Nancys de mi infancia que ya no pueden serlo porque ya no soy niña.
Ahora en un tiempo de otoños agostados en los que el orbayu es ausencia.
Yo también reconozco la imagen de mi madre al verme en el espejo y sé que no hay nadie mejor en este mundo a quien parecerme.